El Espíritu Santo, la Voluntad del Señor, Imanuel, o también el llamado Hijo del humano, cuando tenía que ver desde el más allá como los humanos crucifican a su hermano, el Hijo de Dios, el Amor personificado entonces en la tierra, como ahorra El Espíritu Santo o el proclamado Consolador prometido entonces por el Hijo de Dios

Veo un ojo enorme brillar en un cielo azul. Es la imagen del rayo del ojo de Dios Padre. Una luz incandescente brilla en su núcleo.

Esta luz está rodeada por un mar de fuego, que se asemeja a un enorme iris. Siento un tremendo poder palpitando en este mar de llamas de luz, que se renueva constantemente.

Y a partir de este movimiento se liberan ondas de luz muy poderosas contra el borde exterior del ojo. De repente percibo un movimiento en el borde del iris y una gigantesca ola de luz emerge de este mar de fuego, como un anillo de luz que, acompañado de centelleantes destellos de luz, se esparce en el recinto.

Cuanto más se acerca a mí, más claramente mis ojos pueden ver los contornos y una enorme corona de espinas aparece ante mis ojos, que se establece alrededor de la tierra.

Se detiene por un momento en el cielo azul de la tierra, y de repente comienza a girar lentamente. Y luego su movimiento se vuelve cada vez más rápido. Cuanto más rápido es su movimiento, más se acerca a la tierra, hasta que se hunde completamente en ella y siento que los eventos finales del juicio se desencadenan así en la tierra.

Y esto es lo que me transmite el caballero águila desde las alturas:

“¡Vean la ira de Dios Padre que viene a ustedes, humanos de esta tierra! Esta última ola de Su Santa Ira llega ahora a vuestra tierra y con los últimos golpes de Su justicia trae el ajuste de cuentas final a cada persona que camina sobre la tierra.

Todos los niveles de la post-creación de las otras partes del mundo están purificados y la oscuridad ha sido separada de la luz por la Voluntad de Dios. Y en estos últimos eventos, que ahora se desencadenan en vuestra tierra, se completa la separación de toda la oscuridad de la luz en vuestra parte del mundo.

¡Ya no será posible ni es en el futuro, dar marcha atrás porque con vuestra parte del mundo llega y completa el fin del juicio final!

¡Vean en la corona de espinas que los seres sustanciales han tejido alrededor de vuestra tierra, la ley que se está cumpliendo!

Y en ella se balancea toda la Santa Ira de vuestro Creador, vuestro Dios, porque ella os trae todo de vuelta, lo que vosotros en vuestra ignorancia, vuestra malicia y en vuestro descuello en el transcurso de vuestras numerosas vidas, en las que actuaron contra las leyes de la creación, habéis hecho a la Luz. ¡Nada os será condonado!

Su agarre se endurecerá día a día para vosotros y vuestra tierra, sin dejar paz ni descanso hasta que hayáis tomado vuestra decisión final:    Sí o no por la Luz!

¡Sí o no por la existencia de vuestro espíritu!  La compulsión que surge de las leyes de la luz os obligará a arrodillaros ante vuestro Señor y Rey ​​o os aplastará para siempre y seréis borrado del libro de la vida para siempre. ¡Es a vosotros de usted elegir!

Y vosotros, los que queréis servir a vuestro Señor, y a quien ya le habeis servido en el pasado, permanezcan fiel a Su Luz, no tropecéis y confían en Su Sabiduría y Su Ayuda, que Él os da todos los días!

De esta manera los acontecimientos pueden fortalecer vuestra convicción y así se forjarán las espadas en las que estáis por convertiros y que el Señor necesita para establecer Su Nuevo Reino en la tierra después del juicio.

¿Escucháis los sonidos brillantes y serenos de las hojas de vuestra espada resonando bajo los martillazos del juicio, que ya anuncian el comienzo de Su Nuevo Reino en la tierra? ¿Escucháis el ritmo de estos sonidos, que constantemente os acercan a vuestro Señor, con cada paso que dais hacia Su Luz?

¿Sentéis alegría al escuchar esta música que presagia Su inminente llegada? Esta alegría, que vibra con fuerza en todo el Ejército de Luz, que solo espera cerca de la tierra la señal del Señor para finalmente liderar a su fin las últimas olas del juicio.

¡Conectaos de todo corazón con los guerreros espirituales y esenciales de este ejército de luz, que ahora están cerca de vosotros, y seréis guiados y protegidos en todo lo que os suceda! No tendréis nada que temer mientras permanezcáis atento en el camino de la Luz.

La Luz que os guiará seguro a través de todos los eventos del juicio, y de aquellos que han optado por seguir a su Señor y Rey hasta el final del camino para encontrar nuevamente la vida y la felicidad eterna.

La estrella radiante, el sol de la renovación ya está brillando en vuestro cielo, y pronto podréis verlo con vuestros ojos terrenales.

¡Tengan confianza y permanezcan fiel!

El caballero águila desde las alturas de la luz a través del caballero águila en la tierra