HE OIDO:

“El Señor está en camino, y falta poco tiempo antes de que Él aparezca entre vosotros.

Suena la campana, suena la campana, suena la campana.

Ella difunde entre vosotros la noticia de la inminente aparición del Príncipe de la Paz.

Dejen que la tierra se eleve con gozo, porque los cielos anuncian la venida del Señor de todos los mundos sobre vuestra tierra.

Pero pocos saben de la venida del Señor a la tierra y, como en el tiempo del Amor encarnado, Jesucristo, ¿cuántas personas tendrán el gran gozo de escuchar esta tremenda noticia?

Porque la aparición de vuestro Señor es siempre el mayor Acto de Amor del Padre Todopoderoso.

El ciclo del gran sacrificio de amor llega a su fin con la venida de vuestro Señor, porque con Su aparición comenzará el Reino Milenario de Paz en vuestra tierra.

El gozo de Su venida se está extendiendo por vuestra tierra, pero los ciegos y sordos entre las personas no ven ni oyen el rugido de esta Bendición que se acerca porque están cerrados a los eventos de Luz que los rodean.

Miran, las expectativas de los humanos están todas falsos, porque falso son sus cálculos, que provienen de sus no purificados y oscuros intelectos.

El intelecto de los humanos aún no está purificado y enturbiado y impuro es el humano.

Pero si los humanos se hubieran abierto a toda la ayuda que viene de la Luz, entonces habrían sido claros y abiertos y por lo tanto habrían captado todos los eventos de la Luz en su tierra.

Que la buena noticia, que anuncia la aparición venidera de vuestro Señor, os llene de alegría y completada vuestra preparación para encontraros de nuevo ante Él, ante Él, que os da la vida en su gran Amor.

Que tu tierra sea nuevamente bendecida. Bendecido sea el día en que la Gloria del Padre os sea revelada.

Bienaventurado sea el momento, cuando sople una nueva brisa y se extienda por toda vuestra tierra.

Todos los habitantes de la tierra sentirán y experimentarán esta nueva brisa y sabrán que un gran punto de inflexión está comenzando en su tierra.

Pero solo experimentarán esta bendición cuando todos sus errores y caminos equivocados sean completamente quemados en el fuego de la santa justicia de su Señor y Rey y entrarán gozosamente en esta bendición como espíritus libres y redimidos.

Is-Ma-El